Google+ Followers

jueves, 27 de junio de 2013

Merkel sugiere un “fondo de solidaridad” para luchar contra la crisis europea

La canciller aclara que el fondo debería verse precedido por ·compromisos vinculantes entre los Estados y la Comisión”

 

Angela Merkel, este jueves en el Bundestag. / THOMAS PETER (REUTERS)

La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha propuesto este jueves ante la Cámara baja parlamentaria (Bundestag) instituir un “fondo solidario” común europeo para combatir la crisis. La jefa de los democristianos alemanes (CDU) sugirió que este “mecanismo de solidaridad”, para el que no ofreció cantidades o plazos concretos, debería verse precedido por “compromisos vinculantes entre los Estados y la Comisión” europea. Una vez aprobado por los parlamentos nacionales, el mecanismo podría tener “la forma de un fondo para la Eurozona”. Merkel hizo la propuesta en el marco de su declaración parlamentaria de Gobierno en la que informó a los disputados sobre las posiciones alemanas ante la cumbre europea de hoy y mañana en Bruselas. La canciller apremió en Berlín a lograr un acuerdo para los presupuestos europeos del septenio 2014-2020. Lo contrario tendía “consecuencias para el empleo en todo el continente”.
Pese a las frases que dedicaría al desempleo juvenil y la necesidad de combatirlo, Merkel no se movió un ápice de sus discursos previos sobre Europa: “necesitamos reformas ambiciosas en los países socios de la UE”, dijo. Insistió en que “el crecimiento y la consolidación presupuestaria no son contradictorios” sino complementarios. En Alemania “hemos mostrado cómo se hace”. Tras una primera parte un poco original y una tímida ofensiva contra la oposición de centroizquierda, Merkel volvió a su terreno y habló de progresos en la crisis. “España, por ejemplo, ha emprendido importeantes reformas del mercado laboral; también Francia está haciendo reformas”. El ambiente en el hemiciclo se hacía más sobrio según iba sacando del cajón sus frases hechas para defender su política: “ningún apoyo servirá de nada si los socios no hacen los deberes”. También repitió su aspiración de que “Europa salga de la crisis más fuerte de como ha entrado.”. A fin de cuentas, “a Alemania solo le puede ir bien a largo plazo si a Europa le va bien”. La crisis “continúa, no podemos bajar la guardia sólo porque el euro ya no copa todas las portadas”.
Se refirió Merkel a la cumbre sobre empleo que se celebrará en Berlín la semana que viene asegurando que “hay que dar oportunidades a los jóvenes, porque son el futuro y porque ellos no tienen la culpa de los errores y fracasos que causaron la situación actual”. La cumbre servirá para hablar de “cómo invertir los 6.000 millones de euros” movilizados para combatir el desempleo juvenil.
Mucho más entretenido y locuaz resultó, como casi siempre, la réplica del líder y candidato electoral socialdemócrata para las generales de septiembre, Peer Steinbück (SPD): “uno tiene la impresión de que esta declaración de Gobierno ya la ha oído tres o cuatro veces”. Después dijo, con una claridad poco común en el actual discurso político alemán, que “el paro juvenil y el paro en general {en el resto de Europa}, señora Canciller, es una consecuencia directa de la obcecada política de austeridad a la que usted tanto a contribuido en Europa”.
Entre aplausos del centroizquierda en el pleno del Bundestag, el líder de la Oposición acusó a Merkel de haber impulsado un “circulo vicioso de austeridad, recesión, paro creciente, paro juvenil, mayores dificultades para combatir el déficit porque se hunden los ingresos… un círculo vicioso que sigue en marcha”.
Pide Steinbrück que se replanteen la cantidad de 6.000 millones que se quieren movilizar para combatir el paro hasta 2020: “es quiere vaciar el océano con un cubo”. Harían falta, dijo el socialdemócrata, “20.000 millones en los próximos dos años”. Lamentó que “la reputación de Alemania se ha hundido en los países europeos.” La herencia europeísta del canciller democristiano Helmut Kohl, aseguró, “está en muy malas manos”. Para rematar su último duelo parlamentario con Merkel antes de las elecciones, Steinbrück sentenció: “no se puede esperar nada más de este Gobierno”. Es “hora de un cambio”.
Las encuestas electorales, lideradas por Merkel con enorme ventaja, sugieren que el cambio no será el 22 de septiembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario