Google+ Followers

miércoles, 10 de julio de 2013

Venezuela se prepara para recibir a Snowden

El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, pide durante una visita en China que Estados Unidos deje de entorpecer la llegada del exténico de la CIA. "Este compañero merece vivir", dice

 

Cabello habló de Snowden durante su visita en Pekín / EFE
 
El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y número dos del chavismo, Diosdado Cabello, se sumó este martes desde Beijing a los voceros oficiales que, cada vez con más frecuencia, dan señas de la disposición de Caracas para conceder asilo efectivo a Edward Snowden, el extécnico de seguridad norteamericano que desde semanas atrás permanece atascado en el aeropuerto Sheremetievo de Moscú, a donde fue a parar en peregrinación desde Hong Kong en busca de un país que le otorgue refugio luego de revelar detalles de las actividades de espionaje global que efectúan los organismos de inteligencia de Estados Unidos.
“Ojalá no ponga más obstáculos el Gobierno de Estados Unidos y entienda que este compañero merece vivir, tal como cualquier ciudadano”, dijo Cabello desde la capital china, donde se encuentra desde hace dos días en visita oficial a las autoridades del principal aliado económico y político del gobierno venezolano.
Las palabras de Cabello prolongaron la continuación de declaraciones que parecen preparar el terreno para la eventual aparición pública del estadounidense de 30 años de edad en territorio venezolano. El viernes pasado el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ofreció a Snowden asilo humanitario, y desde entonces Caracas parece haberse posicionado –sobre los gobiernos de Bolivia y Nicaragua- como la opción definitiva que el ex analista de seguridad tendrá para guarecerse de la caza internacional de la que es objeto.
También el martes se escenificó otra confusa escaramuza de la guerra de posiciones en la que se ha convertido el estatus legal de Snowden en Moscú. Un parlamentario de la Duma rusa, Aléxei Pushkov, presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara Baja, publicó en su cuenta en Twitter un comentario según el cual Snowden habría aceptado viajar a Venezuela. Media hora más tarde, sin embargo, el propio Pushkov procedió a suprimir el texto de la red social.
Si bien Pushkov, al retractarse, hizo mella en la credibilidad de su versión, el amago puede interpretarse como otro signo de que Snowden estaría a punto de encontrar destino en América Latina, y con gran probabilidad, en Venezuela.
El mismo martes, en un programa del principal canal de televisión del Estado venezolano, Hermann Escarrá, un abogado constitucionalista muy influyente en el gobierno –intermitente consejero del propio Hugo Chávez, para más señas- defendió el asilo para Snowden, con la tesis de que, aunque Estados Unidos haya buscado convertir a ese ciudadano en un paria, hay mecanismos que permitirían conseguirle refugio conforme al derecho internacional.
“El presidente Nicolás Maduro no sólo le ofreció asilo, sino que también se lo confirmó”, recapituló Escarrá. “Ahora lo que queda por resolver son problemas de otra naturaleza: él tiene suspendidas sus credenciales como ciudadano, su pasaporte, habrá que ver si un organismo internacional le facilita la situación para que pueda trasladarse a Venezuela y pueda ser asilado. En ese tránsito, él tiene un salvoconducto, un sistema de garantías, donde ningún país podría intervenir”.
Maduro había ratificado el lunes que recibió una solicitud formal de asilo de Snowden. El presidente venezolano, que enfrenta su propia crisis doméstica con ribetes políticos y económicos, ha huido hacia adelante con esta iniciativa que, si bien coloca de nuevo a Venezuela en el primer renglón de la agenda noticiosa internacional, parece contradecir los recientes gestos de aproximación hacia Washington, que incluyeron el nombramiento por parte de Venezuela de un nuevo encargado de negocios en la capital norteamericana, y una reunión sin precedentes entre el Secretario de Estado, John Kerry, y el Canciller venezolano, Elías Jaua.
Jaua y el propio Maduro acaban de estar en Moscú, a propósito de la reunión de jefes de Estado de países exportadores de gas natural. El régimen de Vladimir Putin ha hecho méritos para ser calificado con propiedad como un socio de Caracas, tanto en el plano comercial, como en su rol de proveedor de equipos militares y de inversiones petroleras. No hay duda de que, haciéndose cargo de Snowden, el gobierno venezolano le estaría ahorrando al Kremlin la pesada tarea de lidiar con un asunto que podría enturbiar sus nexos con Estados Unidos.
Caracas, mientras tanto, que ya conoce del gasto que suponen estas crisis luego de trabajar la delicada ingeniería del relato con que hizo saber a la opinión pública sobre la enfermedad, agonía y muerte de su líder Hugo Chávez, se siente en posición de aceptar el caso y ponerlo a valer como una baza a su favor en el crónico tira-y-encoge que caracteriza a su relación con Washington.

No hay comentarios:

Publicar un comentario